Si usted padece lipoedema no haga dieta, ¿para qué?. Cambie de hábitos.
14 noviembre, 2017
Esto no es una guía para dieta cetogénica.
7 diciembre, 2017

¿Qué es la terapia descongestiva?

La terapia descongestiva compleja o completa, es un tratamiento que combina diferentes tratamientos y que tiene como fin, mejorar el estado de nuestros edemas. Las diferentes desiciplinas pretenden sobre todo, activar la circulación sanguínea y linfática con el propósito de aliviar síntomas y reducir el volumen de las zonas afectadas.

Dentro de esta terapia integral podemos encontrar, la terapia compresiva manual, la terapia compresiva elástica (vendajes o medias),el ejercicio físico y los cuidados constantes de la piel. Es importante llevar a cabo estas medidas como tratamiento del lipoedema, porque son las pocas herramientas con las que contamos para prevenir, frenar y mejorar el estado de nuestra enfermedad.

Terapia compresiva manual o drenaje linfático :  el drenaje linfático manual es un tratamiento de masoterapia que está basado en la fisiología y anatomía linfática y  que se usa con el fin de mejorar dicha circulación.

Esta terapia consiste en masajear suavemente la piel con movimientos  circulares, suaves y ascendentes, con los que se pretende activar la circulación linfática durante el masaje y posteriormente a el.

El objetivo de esta terapia es estimular la salida de la linfa y del líquido linfático de la zona afectada, para mejorar los síntomas y reducir su volumen. Podemos encontrar diferentes técnicas ya sean manuales, mecánicas, con rodillos etc. Es aconsejable realizarlo de 2a 3 veces por semana y que dure entre 40 y 60 minutos.

El drenaje linfático como todos los demás tratamientos, puede tener complicaciones y contraindicaciones. Es necesario visitar a un especialista que estudie nuestro caso y determine si es necesario en cada caso.

 

Terapia compresiva elástica:las medias de compresión son un tratamiento con el que se consigue estimular las venas y con ello la circulación sanguínea. Si las venas pierden elasticidad, la sangre queda estancada provocando la aparición de arañas vasculares, varices, aumento de volumen en las zonas afectadas y molestos síntomas como por ejemplo, pesadez, sensación de cansancio etc. También pueden usarse vendajes.

Existen diferentes medias de compresión:

  • Tejido circular: Las medias de tejido circular están tejidas sin costuras y con un número fijo de agujas. Esto último hace que sea más difícil adaptarlas casi a la perfección para cada individuo.

 

  • Tejido plano: Estas medias están unidas mediante una costura y tejidas con un número variable de agujas por lo que se pueden adaptar casi al milímetro, a cada caso en particular.

Están recomendadas para edemas extremos por su tejido fuerte, porque no se enrollan y porque no se cuelan entre los tejidos de la piel.

En caso de tener que usar medias de compresión se aconseja su uso durante todo el día y en un periodo de tiempo comprendido entre 4-6 meses. Es recomendable sustituirlas por otra medias entre 4-6 meses ya que con el uso pierden efectividad y elasticidad.

Recordar que las medias de compresión para patologías como el lipoedema o el liponfoedema , debe prescribirlas el especialista.

 

Ejercicio: El ejercicio físico favorece el drenaje linfático. Es aconsejable elegir los adecuados para no empeorar el estado de nuestros edemas.

  • Isotónicos: La contracción muscular de estos ejercicios fomentan el drenaje linfático.
  • Aeróbicos: Nos hacen sudar, liberar endorfinas y movilizar grasa (aunque en caso de patologías como lipoedema, es muy difícil).
  • De bajo impacto: Son aconsejables para los principiantes o para las que personas que padecen ciertas patologías. Cuando se tienen edemas, no son muy recomendables ya que el pie o las articulaciones pueden estar dañadas.

Las actividades más recomendables son, natación, caminatas, marcha nórdica  etc.

Existen otros deportes que combinan otras disciplinas y que además nos relajan, lo que es beneficioso contra la inflamación.

  • Yoga, acroyoga, bickram yoga etc.
  • Pilates.
  • Aquagym.

Cuidados de la piel y el cuerpo: Hay rutinas saludables que si las practicamos de manera constantes, son beneficiosas en determinadas patologías.

  • Exfoliación: Exfoliarse la piel con guantes o esponjas especializados 2 o 3 veces en semana, retira células muertas y activa la circulación.
  • Elevación: Elevar las piernas media hora al día mientras leemos o escuchamos máchica, reduce el estrés y favorece la circulación.
  • Duchas de agua fría: Siempre en sentido ascendente, empezando en el tobillo y terminando a la altura de la ingle.

 

Es importante recordar que ninguna de estas disciplinas cura estas patologías pero, practicarlas de manera habitual, mejora  el estado de las zonas afectadas, el estado de salud en general del individuo y su estado anímico.

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *