Como poder reconocer un lipoedema.
4 septiembre, 2017
Terapia descongestiva completa en los edemas.
29 noviembre, 2017

Cuando afirmamos abiertamente » la dieta en personas que padecen lipoedema no sirve para nada» debemos tener claro que no estamos teniendo en cuenta muchos factores y que no estamos hablando con propiedad, de según que términos.

Lo primero a lo que me voy a referir es la palabra dieta. ¿Qué es una dieta?, ¿a que me refiero cuando digo qué estoy a dieta?,¿qué tipo de dieta hacen las personas con este tipo de patología?                          

Según la OMS, se define Nutrición como la ingesta de nutrientes relacionada con las necesidades dietéticas del organismo. Una buena nutrición  consiste en una dieta emquilibrada y suficiente es un elemento clave para una buena salud. Sin embargo, una mala nutrición puede disminuir la inmunidad, aumentar la vulnerabilidad al desarrollo de enfermedades, alterar el desarrollo físico y mental y alterar la productividad.

 

 

 

Por otro lado, si buscamos definición de dieta veremos que siempre se hace referencia a que dieta engloba un estilo de alimentación que debe ser equilibrado, que debe contener todos los nutrientes necesarios para nuestro organismo, que debe ser completa y que pretende devolverle la salud al individuo….entonces ¿por qué siempre qué nos referimos a hacer dieta , nos referimos a dieta hipocalórica que tiene cómo único fin, la pérdida de peso? (en nuestro caso tendría como fin, conseguir unas piernas «normales»).

El lipoedema o lipolinfoedema es inflamación y la inflamación suele estar relacionada con otro tipo de patologías de carácter auto inmune o patologías relacionadas con el intestino. Es aconsejable no quedarse sólo en el problema físico del peso o de las piernas y recurrir a pruebas que nos informan sobre el estado en el que se encuentra nuestro sistema inmune, nuestra flora, nuestro intestino etc. Con estás pruebas lo que detectamos es un problema a nivel

En la mayor parte de los casos hacemos dietas recomendadas por gente que lleva muchos años en la lucha, dietas que hizo nuestra vecina y le dio buenos resultados, dietas que nos recomiendan grupos o páginas, dietas de presidentas de grandes asociaciones y al hacerlas nos olvidamos de que cada lipoedema es único y de que sin tener un diagnóstico lo más aproximado posible, puede que la dieta que estoy haciendo sea contraproducente. Existen millones de dietas, Dietas «Tipo» hiocalóricas, proteícas, hiperproteícas, cetogénica, lowcarb, paleo, disociada, de la zona etc. ¿cómo sabes cuál es la que mejor se adapta a ti ,si ni siquiera sabes en que estado se encuentra tu organismo?

No es lo mismo una persona con lipoedema que tiene el intestino en buen estado pero, no consigue movilizar tejido adiposo que una persona con lipoedema que tiene parásitos en el colon. El tipo de alimentación que deben seguir las dos personas afectadas de lipoedema, no será el mismo.

 

Desde luego todas estamos de acuerdo en que el lipoedema o lipolinfoedema no va a curarse con la alimentación pero si lo vamos a mantener controlado.                                                                                                                                                                                               Si  seguir un tipo de alimentación saludable y adaptada a cada caso nos hace sentir menos dolor, menos cansancio, menos pesadez, más activas, con más autoestima , más desinflamadas entonces esa dieta, si sirve para nuestro lipoedema. Si nos referimos a que esa dieta no nos hizo tener las piernas «normales» entonces, no sirvió de nada. Debemos plantearnos que es lo que buscamos realmente con la alimentación ¿físico o gozar de mejor salud?. Si el esfuerzo que requiere esta enfermedad está enfocado a lo físico, obviamente entraremos en una rueda de autodestrucción de pocos resultados y más dejadez cada vez. El esfuerzo debe centrarse en sentirnos cada día mejor, aceptarnos, y no dejarnos.

Debemos entender que restringir según que tipos de alimento (que no son necesarios por su refinamiento o su composición ) no es estar a dieta, es simplemente alimentarnos mejor. Las únicas personas autorizadas para adaptar dietas restrictivas (restringen alimentos que aunque si que son necesarios para el organismo, dependiendo de la patología que se tenga no se pueden comer) son los especialistas.

Si no sabes por donde empezar o nunca te habías planteado nada de esto, hay unas pautas muy sencillas que puede seguir y son recomendables para toda la población en general y más aún para las que sufrimos inflamación.

  • Harinas: No comas de manera habitual nada que este elaborado contamina de trigo como, pan , galletas, biscotes, pan tostado. Aunque sean integrales o light siguen estando igual de refinados, siguen siendo igual de inflamatorios y contienen las mismas cargas de azúcar y químicos pero bajo otros nombres. Elige harina de garbanzo, trigo sarraceno, galletas caseras hechas de otras harinas.
  • Arroz blanco: Contiene almidón, considerado como uno de los venenos blancos más dañinos junto a la sal refinada y el azúcar. Favorece la permeabilidad intestinal facilitando la entrada de productos químicos y toxinas que nos inflaman. Elige arroz integral y mejor si lo compras en herbolario o tiendas especializadas.
  • Fiambres : Generalmente pensamos que los fiambres o salchichas sobre todo, de pavo son saludables pero, contienen féculas, dextrosas y almidones que son dañinos y causan inflamación a nivel intestinal.
    (cuidado con los de Mercadona). Existen marcas como Argal, que ofrecen, dentro de lo que cabe, fiambres más secos pero con menos químicos. El jamón serrano o lomo son más aconsejables por el tratamiento (aunque esto no quiere decir que se prescriban para el lipoedema).
  • Lácteos: Déjalos, no los necesitas son altamente inflamatorios (aunque sea queso light). Elige bebidas vegetales de venta en herbolarios y sin azúcar añadido. Las marcas comerciales ofrecen una gran variedad de bebidas vegetales que han dejado de ser sanas, por su carga en azúcar. Elige marcas de herbolario.
  • Productos envasados: Salsas, productos light, sin gluten, sin lactosa, aperitivos, zumos…si lo que te vas a comer sale de una caja, plástico o bote, seguro que muy saludable no es. Busca alternativas saludables, las hay.

Hay que tener en cuenta que a todos nos gusta comernos una pizza de vez en cuando, croquetas, empanadillas etc. Llevar una dieta equilibrada no significa comer los 365 días del año de manera correcta y perfecta pero si, de manera habitual. Empezar por hacerlo algunos días a la semana, te ayudará a introducir la alimentación saludable como hábito en tu vida.

SI UD. PADECE LIPOEDEMA NO HAGA DIETA, CAMBIE DE HÁBITOS. SE SENTIRÁ MEJOR.

 

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *