TRAFICANTES DE AZÚCAR.
3 mayo, 2017
GLUTAMATO TODO EL RATO!
10 mayo, 2017

Creo que todas y cada una de las mujeres que conozco afectadas de lipoedema se han hecho esta pregunta un montón de veces.

Normalmente el lipoedema se desarrolla ó se hace más notable en la pubertad pero, hay casos como en el mío, en que siempre estuvo ahí. Creces sabiendo que tienes las piernas diferentes, que algo pasa aunque no sabes muy bien lo qué es. Los pantalones sólo te entran hasta la mitad del gemelo, las botas de cremallera no cierran, las cerradas no entran, te pesan la piernas… en fin, que no entiendes por qué eso te pasa a ti.

Luego te vas haciendo más mayor, rozas la veintena y te gustaría estar delgada. Ves a gente con sobrepeso que tiene la piel más firme que tu, personas con sobrepeso con piernas normales, esas piernas que no tienes tu. Decides hacer algo al respecto, ir al gimnasio, comer bien incluso hacer alguna dieta. Los días y los meses pasan y nada, no notas mejoría, no pierdes ni un gramo de grasa. Te observas y ves que la única parte de tu cuerpo que va creciendo, son las piernas, los gemelos. Que raro!!! Piensas que el tamaño de tus piernas ni tan siquiera se corresponde con el resto del cuerpo. Tus piernas son enormes y sólo puedes pensar, por qué esto me pasa a mi???.

Un día decides ir al médico, le cuentas , le enseñas y esperas. Él médico te mira, te toca y te vuelve a mirar y al final añade que no te pasa nada, que puede ser retención de líquidos. Tu intentas explicarle que tu madre tenía también esas piernas y que te extraña que sea una simple retención o mala circulación por el tamaño que tienen… pero no hay suerte. Beber agua y unas medias de compresión son su prescripción.

Te has acostumbrado a tener estas piernas, a vivir con ellas. Has aprendido a elegir la ropa adecuada para disimularlas, a esconderlas. Te has dado casi por vencida y te resignas. Miras toda la ropa que te gustaría ponerte pero que no quieres, piensas en como sería poder ir a la playa sin pensar en tus piernas y en que todo el mundo va a notarlo y sin quererlo te sigues haciendo la misma pregunta, por qué esto me pasa a mi…

Por suerte si has llegado a leer esto es que, de algún modo u otro alguien te diagnostico ó te ayudo a descubrir, que padecías LIPOEDEMA. Hoy en día cada vez hay más información sobre el tema aunque aún no la suficiente. Los médicos en España aún no tienen demasiada información sobre esta enfermedad, pero en otros países como Alemania o Estados Unidos, si. Por desgracia no existe diagnóstico para el lipoedema pero, existen diferentes asociaciones o médicos privados, que pueden ayudarte.                                                                                                                                                                    Desde aquí te quiero animar a que no desistas. Decirte que hay muchas mujeres, más de las que creemos, afectadas por este tipo de enfermedades y que, aunque no hay cura, se puede mejorar.

El tratamiento es largo y cuesta mucho, pero merece la pena.

No estamos gordas, tenemos LIPOEDEMA.

 

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *