Terapia descongestiva completa en los edemas.
29 noviembre, 2017
La importancia de formar parte de una buena asociación.
9 enero, 2018

Existen millones de páginas y de guías para iniciarnos en dieta cetogénica y que ofrecen una amplia variación de recetas para hacerlo más fácil. Muchas de ellas (y sobre todo en grupos de Facebook), no son fuentes fiables o no están escritas o dirigidas por profesionales de la salud.

  • Más que páginas profesionales son páginas comerciales.
  • Los grupos de facebook no están dirigidos por profesionales de la nutrición u otro especialista de la medicina.
  • Las recetas que se comparten son la combinación de productos envasados, procesados y poco saludables.
  • Las dietas no están adaptadas ni pautadas a cada caso en particular.
  • Se comparten menús ya elaborados para la población en general.

Es importante recordar que esta dieta en principio debe ser saludable basarse en devolverle la salud al individuo, no en proporcionarle comidas insanas que lo único que hagan es suplir alimentos aún peores.

Usted padece una enfermedad con nombre propio, lipoedema o lipolinfoedema. En ningún caso debe hacer una dieta sin la supervisión de un especialista o que este pautada para otro colectivo. No se deje aconsejar por nadie que se dedique a la sanidad. Tenga criterio y exija profesionalidad.

 

¿QUÉ ES LA DIETA CETOGÉNICA?

La dieta cetogénica es una dieta que esta basada principalmente en la restricción de hidratos de carbono, en el consumo moderado de proteínas y  en el aumento en la ingesta de grasas saludables.

Con este dieta se pretenden conseguir los beneficios que aporta el ayuno prolongado al organismo, a través de la formación de cuerpos cetónicos.

En la ausencia de glucosa (se obtiene a partir de los HC) el organismo se ve obligado a utilizar la reserva lírica como principal fuente de energía. Es por ello que es tan fácil y rápida la pérdida de peso con este tipo de dietas. Es pura ciencia.

La dieta cetogénica es una dieta que aporta múltiples beneficios en diferentes enfermedades no obstante, en la aplicación de esta dieta a la pérdida de peso debemos tener en cuenta diferentes factores.

  • La repartición de macro nutrientes. La repartición de hidratos de carbono, lípidos y proteínas se ha de hacer siempre en base a nuestro gasto energético total y en base a nuestro peso. Este cálculo, permite que la dieta cetogénica no se convierta en una dieta ni hiperproteíca ni hipocalórica, en caso de que no sea necesario.
  • El estado de salud de cada individuo. Antes de someternos a ninguna dieta en general, debemos realizarnos las pruebas pertinentes que determinen que no habrá complicación de ningún tipo.
  • Revisión médica. Al igual que está demostrado que la formación de cuerpos cetónicos, puede resultar muy beneficioso en el caso de varias enfermedades, también está comprobado que pueden ocasionar bastantes efectos secundarios
    1. Dolor de cabeza.
    2. Vómitos.
    3. Estreñimiento o diarreas.
    4. Mal aliento.

En caso de estar realizando esta dieta y que surjan estos inconvenientes, es necesario que un especialista nos aconseje y nos paute unos nuevos hábitos.

 

¿PUEDO REALIZAR LA DIETA CETOGÉNICA SI PADEZCO DE INFLAMACIÓN?

En principio, este tipo de dieta está aconsejada en caso de padecer inflamación. En esta dieta se restringen casi todos los tipos de hidratos de carbono en su totalidad que en general, son los que suelen ocasionar muchas veces un entorno propicio para la inflamación celular. En cualquier caso, siempre es aconsejable pruebas previas que permitan al especialista adaptar casi a la perfección la dieta a nosotros.

Cuando se padece lipoedema o lipolinfoedema (y no se padecen otro tipo de enfermedades cardiovasculares o que afecten a algún órgano) es aconsejable someterse a pruebas que determinen si padecemos algún tipo de enfermedad auto inmune o intestinal.

Se sabe que en muchos de los casos de personas que padecen estas patologías, hay asociadas otro tipo de enfermedades

  • Infecciones intestinales por micosis.
  • Patologías intestinales asociadas al glúten.
  • Hipermeabilidad intestinal.
  • Otras patologías de caracter autoimune.

Si se padecen algún tipo de estas patologías anteriores  además de lipoedema o lipolinfoedema, habrá que tener especial cuidado al hacer este tipo de dieta debido a que. habrá un determinado grupo de alimentos ( permitido en una dieta cetogénica adaptada a la pérdida de grasa común) que no podrán ser prescritos en estos casos.

  • Grasas. Habrá que tener en cuenta si el paciente afectado de lipoedema tiene sobre peso o no.  En función a este dato pautaremos la obtención de «grasa saludable» apta para la dieta cetogénica, a partir de alimentos más o menos calóricos. Habrá que tener en cuenta los trigelceridos de cadena media y larga, los omega ( los que inflaman en según que caso y los que no) etc.
  • Proteínas. Se tendrá en cuenta el estado de la circulación linfática del individuo y de las posibles patologías asociadas (si es que las hay) para la prescripción de las fuentes proteícas.
  • Hidratos de carbono. Restricción casi total de estos.

 

Ningún tipo de dieta hará que el lipoedema desaparezca y tengamos unas piernas «comunes». Aprender a comer y saber que tipo de alimento NO debe estar de manera habitual en nuestra vida, es determinante para eliminar los síntomas y frenar (en la medida de lo posible) el desarrollo de las células grasas en la enfermedad del lipoedema.

 

 

https://search.proquest.com/openview/e2d48042e8eebaab68fd76e8aeb3926e/1?pq-origsite=gscholar&cbl=2032499

http://scielo.isciii.es/pdf/cpil/v42n1/tema_especial.pdf

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3945587/

https://www.researchgate.net/profile/Pablo_Saz_peiro/publication/271131887_Indications_of_fasting_diet/links/54be2e640cf218da9391dc93.pdf

http://www.analesranf.com/index.php/aranf/issue/view/506

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *