Lipoedema. Salir de la rueda autodestructiva que trae consigo esta enfermedad.
11 enero, 2018
Lipoedema y enfermedades inflamatorias intestinales ¿podrían tener relación?.
25 enero, 2018

Cuando el cuerpo se inflama, lo hace a modo de defensa es decir, lo hace para protegerte de cuerpos que reconoce como antígenos. La inflamación por tanto, es un medio de defensa del sistema inmune.

Cuando tenemos alguna patología del intestino, una flora en mal estado, una mala alimentación, puede pasar que nuestro intestino este agujereado, y se esté colando a través de él, sustancias que non deberían pasar a sangre.

En caso de que esto ocurra, nuestra dieta debe ser lo más natural posible; preferiblemente productos de origen vegetal, carnes magras, pescados, comidas poco elaboradas y, en la medida de lo posible, acompañar nuestras comidas con algún alimento en crudo. habrá que eliminar cereales refinados como el pan, salsas o productos envasados, yogures y frutas de postre.

 

CENA 1:

Ensalada caprese con aceite y orégano.

Crema de zanahoria, naranja y gengibre (no tiene historia y al hacerla una vez, podemos guardar parabas días)

Solomillos de pollo a la plancha.

 

Crema de zanahoria

 

CENA 2:

Tartar de aguacate, cebolla y manzana (se prepara como guacamole; se pica todo en trozos muy pequeños, se aliña, se mueve y se mete en pequeños moldes cilíndricos).

Champiñones al ajillo con jamón serrano.

 

Champiñones al ajillo

 

CENA 3:

Ensalada de canónigos, salmón ahumado y semillas.

Revuelto de brócoli ,pechuga pavo y piñones.

 

Brócoli y pavo a la plancha

 

CENA 4:

Alcachofas aliñadas con taquitos de fiambre de pavo (mejor de la marca Argal que no contiene féculas).

Hummus con crudités ( los crudités son hortalizas que se cortan en tiras y hacen las veces de snack para mojar en las salsas).

Pescado (a elegir) con verduras al horno.

Alcachofas marinadas

 

CENA 5:

Ensalada de espinacas, granada, queso y cebolleta fresca.

Crakets de garbanzo (como pan tostado pero elaborados con harina de garbanzo) con paté de aceituna negra.

Revuelto de gambas y ajetes tiernos.

 

Ensalada de espinacas y granada.

ALGUNOS TIPS RÁPIDOS.

  • Los condimentos que deben acompañar a las comidas deben ser, sobre todo, aceite de oliva y sal gorda o sin refinar. A parte, se pueden aderezar los platos con especias como, eneldo, orégano, perejil, hinojo, anís, curry, cúrcuma etc. Hay que tener en cuenta que los aderezos y los condimentos, si son de calidad, tienen muchas propiedades beneficiosas para el organismo.
  • Prohibido usar para las ensaladas salsas envasadas tipo cesar o yogur y vinagre de Módena ( es todo azúcar).
  • En el espacio que se da entre la cena y la hora de acostarnos, podemos tomar infusiones o tisanas. Las infusiones nos hidratan, nos relajan, nos llenan el estómago y nos aportan múltiples beneficios.
  • En el supuesto caso de comenzar a cenar bien y , sentí la necesidad de algo dulce después de la cena (indicador de que nuestro organismo está mal acostumbrado y necesita tóxicos), se puede comer una onza de chocolate 80% -90% puro. Ojo! No es recomendable.

 

Si aún así, nos sigue dando pereza cocinar, siempre podremos recurrir a las ensaladas. Eso si, deberán tener de base fruto como por ejemplo; aguacate, tomate, pepino, manzana, granada etc. Al hacerlas de base con frutas o frutos conseguimos que nos llene más y podemos comer plato único (la lechuga como base, nunca es buena opción si eres de buen comer).

 

 

Cenar de esta forma nos ayuda a:

  • Restablecer el buen funcionamiento del intestino y de la flora.
  • Saciarnos.
  • Levantarnos con menos apetito.
  • Sentirnos mejor.

 

 

Share on FacebookTweet about this on Twitter

1 Comment

  1. Carmen dice:

    Me a encantado todo y sobre todo las recetas me a ayudado mucho.esta muy bien explicado. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *